Caminar. Reduce tu cintura y mejora tu salud.

Conozca los beneficios

La actividad física no tiene porqueser complicada. Algo tan simple como una caminata vigorosa diaria puede ayudarle a vivir una vida más saludable.

Por ejemplo, una caminata regular vigorosa puede ayudarle:

Mantener un peso saludable

Prevenir o controlar diversas afecciones, incluyendo enfermedades cardíacas, hipertensión arterial y diabetes tipo 2.
Fortalezca sus huesos y músculos
Mejore su humor
Mejorar su equilibrio y coordinación
Cuanto más rápido, más lejos y más frecuentemente camine, mayores serán los beneficios.

caminar

Considere su técnica

Buena técnica de caminar

Convertir su caminata normal en un zancada de fitness requiere una buena postura y movimientos adecuados. Lucirá mejor cuando camine:

Con la cabeza en alto. Hay que mirar al frente no al suelo.

Su cuello, hombros y espalda están relajados, no rígidamente erguidos.
Estás balanceando los brazos libremente con una ligera flexión en los codos. Un poco de bombeo con los brazos está bien.
Los músculos del estómago están ligeramente estirados y la espalda recta, no arqueada hacia adelante o hacia atrás.
Caminas suavemente, rodando el pie de talón a dedo.
Planifique su rutina.
Cuando empiece su rutina de caminar, recuerde hacerlo siempre que pueda.

Consigue el equipo adecuado.

Elija zapatos con un soporte adecuado para el arco, un talón firme y suelas gruesas y flexibles para amortiguar los pies y absorber el impacto. Use ropa cómoda y equipo apropiado para diferentes tipos de clima. Si usted camina al aire libre cuando está oscuro, use colores brillantes o cinta reflectante para la visibilidad.
Elige tu ruta cuidadosamente. Si usted va a estar caminando al aire libre, evite los caminos con las aceras agrietadas, baches, ramas bajas colgantes o terrenos irregulares. Si el clima no es apropiado para caminar, considere caminar en un centro comercial que ofrece horarios abiertos para los caminantes.
Calienta. Camine lentamente de cinco a diez minutos para calentar los músculos y preparar su cuerpo para el ejercicio.
Tranquilízate. Al final de la caminata, camine lentamente durante cinco a diez minutos para que los músculos se enfríen.
Estiramiento. Después de enfriarse, estire suavemente los músculos. Si prefiere estirarse antes de caminar, recuerde calentar primero.

caminata

Ponte objetivos realistas.

Para la mayoría de los adultos sanos, las directrices del Departamento de Salud y Servicios Humanos recomiendan al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada, 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa o una combinación equivalente de actividad aeróbica moderada y vigorosa a la semana. La actividad física puede extenderse a lo largo de la semana. Las directrices también recomiendan ejercicios de entrenamiento de fuerza de todos los grupos musculares principales al menos dos veces por semana.

Haz un seguimiento.

Llevar un registro de cuántos pasos das, la distancia que caminas y cuánto tiempo se tarda puede ayudarte a ver de dónde partiste y servir como fuente de inspiración. Sólo piense en lo bien que se sentirá cuando vea cuantos km ha caminado cada semana, mes o año.

Registre estos números en un diario de caminata o regístrelos en una hoja de cálculo o en una aplicación de actividad física. Otra opción es utilizar un dispositivo electrónico como un podómetro para calcular los pasos y la distancia.

Mantente motivado.

Imagínese una meta o un objetivo y mantente constante. Ya sea por caminar más tiempo, más km, o porque se quiere ver mejor.

Deja un comentario